Para no aumentar de peso durante las celebraciones de los fines de semana...

Comidas copiosas

Durante los fines de semana, hay muchas personas que dedican esos espacios libres, como para realizar celebraciones en las cuales no falta la ingesta de copiosas comidas y bebidas.
Por lo general, en esos momentos, el organismo es capaz de ingerir entre un 30% y un 50% más calorías de las acostumbradas.
Se suele ingerir grandes cantidades de lípidos, azúcares y proteínas, sumados a la cantidad de bebidas que conforman los menús, vinos, cervezas, bebidas azucaradas y gaseosas varias, entre otras.
Todo este coctel gastronómico es el culpable por esos kilos demás tan difíciles de bajar.
Existen algunos trucos prácticos que ayudarán a mantener la línea y no caer en el temido sobrepeso.
Una de las primeras recomendaciones es intentar incluir dentro del menú frutas y verduras, reduciendo con ello la ingesta de tantos dulces. Comer más con la boca que con los ojos, es una manera inteligente de plantear el objetivo.
Comer de forma tranquila y relajada ayudará a combatir el sobrepeso, pasarlo bien con los amigos y parientes, reír y mantener una buena conversación ayudará a ingerir más despacio.
Beber agua mineral es lo ideal y dejar las bebidas azucaradas para la semana laboral.
No sobrepasarse con los postres pues estos conllevan altas cantidades de azúcares y grasas animales.
Fuera de todos estos consejos, lo más importante es tratar de disfrutar al máximo de esos instantes, sonreír y demostrar todo el cariño que se siente, si se está en pareja y también al resto de las personas que conforman el grupo.
Esto es quizás, lo más saludable.

Gastar menos...


Comercio de ropa

Los comercios, en épocas de crisis, redoblan sus estrategias con el afán de que al salir del mismo, se lo haga lo más pobre que antes de entrar.
Para evitar que las debilidades de compras nos invadan, he aquí algunas sugerencias para tener en cuenta:
Para compras medianamente importantes hay que esperar, al menos 3 días antes de decidirse. El deseo por aquello que realmente no se necesita desaparece a los pocos días, incluso a las pocas horas.
Una manera inteligente será hacer una lista mental de los puntos negativos o inconvenientes de dicha compra.
Si es aplicable, buscar información, análisis y opiniones de otros usuarios en Internet. Sugerimos además usar la búsqueda por términos negativos por ejemplo “fallos de XXX”, “XXX no funciona”, mal funcionamiento de XXX, o “averías de XXX”. De esta manera, se puede encontrar lo que en principio no gustaría.
Si se trata de una novedad dejar que otros hagan de conejillos de indias y sufran los posibles fallos iníciales que prácticamente cualquier nuevo producto tiene.
Para la ropa, lo mejor será llevar a alguien para que diga con sinceridad cuando algo no queda del todo bien.
En la compra de alimentos, la clave pasa por no ir con hambre. Mejor será hacer una lista de las necesidades y no salirse de la misma.
Lo esencial, para no sufrir sobresaltos, nunca hay que salirse del presupuesto que se haya establecido y tener muy en cuenta que el uso de la tarjeta de crédito no es mágico y que, al fin de cuentas, habrá que pagar.

Reglas de oro para adelgazar

Adelgazar

Es muy común en todos aquellos que deseen perder peso acudir en la mayoría de los casos a grandes sacrificios, alimentos supuestamente mágicos que quemarían grasas, dietas de moda, etc. Pero en realidad bajar de peso es una decisión que se debe implementar primero en la cabeza y no en el estómago, eliminado mitos y errores en las dietas por hábitos que si funciona y son, además, saludables.

Las siguientes son las 10 reglas más importantes que debe tener en mente si quiere que su pérdida de peso sea eficaz y permanente.

1. Ser realista

Cuando se inicia un plan para perder peso, algunas veces se piensa como objetivo regresar a la figura de la primera juventud. Salvo en raras excepciones, esto puede ser una meta imposible de cumplir, que solo puede causar frustración cundo se nota que no se alcanza. Es mejor no obsesionarse por conseguir un peso determinado, ni en llegar a la perfección, sino concentrarse en estar sano y en forma, que es lo más importante. Lo ideal es fijarse varias metas pequeñas a corto plazo. Por ejemplo, en lugar de proponerse recuperar la cinturita de los 15, fijarse como meta, por ejemplo, que un mes va a bajar 2 kg.

2. Los apuros no son aconsejables

Si bien es cierto que a mayor sobrepeso será más rápido el ritmo de perdida, lo más adecuado es perder de 500 gramos a 1kilogramo por semana. Así se asegura que se pierde grasa, no solo agua, o aún peor músculo.

3. No debe ser considerada como una dieta temporal

Está claro, que una dieta súper estricta puede ayudar a deshacerse de los indeseados kilos extra rápidamente, sin embargo, inevitablemente al regresar a viejos hábitos estos se recuperan, e inclusive se adicionan unos cuantos más. Es importante evitar las "dietas rápidas". Lo ideal es adoptar un plan personalizado que implique cambios de hábitos que se puedan sostener a través del tiempo.
De nada sirve un régimen sino se acompaña de la modificación de conductas que llevaron al aumento de peso en primer lugar. Hay que desarrollar hábitos saludables que se conviertan en parte de nuestra forma de vida.

4. No auto engañarse

No cabe duda de que existen factores genéticos o problemas de salud que pueden influir en el sobrepeso. Sin embargo, antes de realizar costosos análisis, es más importante que se observen con cuidado como son los hábitos, para la gran mayoría el problema se resume en malos hábitos de alimentación y sedentarismo, y no a un inconveniente de la genética.

5. Comer cinco veces al día

Lo primero que debe de hacer es ordenar los tiempos de comida. Alterar los tiempos de comida y realizar solo una o dos comidas al día, son una de las estrategias que utilizan las personas para perder peso que solo los llevan al fracaso. En el metabolismo es como una chimenea que siempre debe de tener fuego encendido.
La mejor manera para mantener esa hoguera al máximo es echarle regularmente algo de combustible, que en su caso es la comida. Las comidas regulares hacen que el metabolismo se mantenga trabajando a su máximo. Si el cuerpo solo recibe combustible unas pocas veces al día, se hace lento, ya que debe de conservar los nutrientes el tiempo máximo posible para que le duren todo el día.

6. Disfrutar cada bocado

Es importante comer despacio. Además de ayudarle a disfrutar más las comidas, el efecto de saciedad llega aproximadamente a los 20 minutos de haber empezado a comer. Al pasar más tiempo masticando le da tiempo a su cerebro de comprender que esta saciado y que no necesita más.

7. No hay que obsesionarse con alimentos prohibidos

No existen ni alimentos que adelgacen o que engorden por sí mismos. La dieta ha de entenderse como algo global, un conjunto donde unos alimentos deben compensar a otros. Por ejemplo, una buena idea es dividir los alimentos en 5 categorías. Los de primera se pueden comer todos los días. Los de segunda, en días alternos. Los de tercera, una vez por semana. Los de cuarta, una vez al mes, y los de quinta, una cada dos o tres meses.

8. Descubrir la conexión entre alimentos y emociones

Son muchas las personas que recurren a la comida como fuente de consuelo o satisfacción inmediata. Un periodo de tristeza, el estrés, el cansancio, puede llevar a compensarlos con algo apetecible.
Si se esta consciente de las emociones que disparan el deseo de comer, se pueden encontrar otras formas para dar salida a esas sensaciones que no sean calóricas.

9. A moverse…

Queda claro que el agregar ejercicio a la dieta puede ayudarle a triplicar los resultados positivos que puede obtener. Para perder peso y mantener esa pérdida a largo plazo es imprescindible integrar el movimiento en la rutina diaria.
Se deben incluir pequeños trucos en el día a día para aumentar su actividad. Desde no quedarse parado en las escaleras mecánicas, hasta dar un paseo o dejar al automóvil unas cuadras más lejos. Lo importante es mantenerse activo.
Como meta se recomienda al menos 30 minutos de actividad diaria para mejorar la salud cardiovascular, y para perder peso se pueden requerir hasta 60 minutos, sin embargo, con solo empezar a moverse ya es positivo, poco a poco se podrá lograr llegar a los niveles de actividad deseados.

10. Hacer cuentas

Las personas que tienen éxito en el control de peso usualmente mantienen un buen registro de sus cuentas "calóricas", llevan un control tanto de lo que consumen, como de lo que gastan. Un registro adecuado debe incluir los alimentos específicos, cantidades, horario de consumo y si es posible situaciones asociadas. También es buena idea llevar un registro paralelo de la actividad física que práctica, que incluya no solo el ejercicio organizado, sino también si camina, lava su carro, realiza quehaceres domésticos, etc.
De esta manera puede identificar que correcciones debe hacer para alcanzar los objetivos y como es la mejor forma de hacerlas.

No obstante, siempre es necesario consultar al médico antes de iniciar cualquier dieta.

El gran Estilo: Desayunar como un rey, almorzar como un príncipe y cenar como un mendigo.

Desayuno

Con el correr del tiempo, muchos dichos populares tienen sus confirmaciones científicas.
Investigaciones hechas en los Estados Unidos han comprobado fehacientemente, la importancia que tiene para el control del peso y la salud, mantener la secuencia tal cual se expresa en el título de esta nota.
La investigación estadounidense muestra que una dieta rica en carbohidratos y proteínas, que concentra la mitad de las calorías en el desayuno, reduce la ansiedad y es efectiva a largo plazo.
A diferencia de los que se cree, las dietas bajas en carbohidratos originan resultados que no perduran en el tiempo.
Se evaluaron a mujeres obesas e inactivas físicamente. Con ellas se conformaron 2 grupos cuyas dietas tenían las mismas calorías y eran bajas en grasas pero la distribución de los carbohidratos ingeridos a lo largo del día era distinta.
Si bien en un principio las mujeres que realizaban un desayuno ligero estaban adelgazando más que aquellas que realizaban un gran desayuno, después de 8 meses sucedió lo contrario.
Las participantes que sólo consumieron 290 calorías y 7 gramos de carbohidratos en el desayuno habían aumentado 8 kilos respecto al inicio del estudio en un plazo de 8 meses.
En cambio, las mujeres que consumieron 610 calorías en el desayuno y 58 gramos de carbohidratos, perdieron en promedio 7.5 kilos en el mismo período de tiempo.
El hecho de desayunar como un rey disminuyó los antojos de carbohidratos de las mujeres, se sintieron menos hambrientas y controlaron mejor su apetito.
Entonces, para perder peso rápidamente sí es útil desayunar ligeramente, pero con el paso del tiempo los resultados no se mantienen.
Por ello, es recomendable convertir al desayuno en la comida principal del día que concentra el mayor porcentaje de calorías y carbohidratos, ya que reduce el apetito y la ansiedad y contribuye a perder peso y mantener el peso alcanzado a lo largo de los meses.
En síntesis: hay que actuar como rey al iniciar la jornada, desayunando ampliamente. Esto contribuirá a morigerar las ansias y tentaciones a lo largo del día. De paso, repercutirá favorablemente para lograr el peso ideal.

Hábitos que ayudan al cerebro

El cerebro es uno de los órganos más importante del cuerpo y por muchos descuidados. Para lograr un mejor funcionamiento, será necesario tener en cuenta algunos consejos:

  • Dormir bien
  • Practicar yoga
  • Desarrollar la imaginación y ejercitar la mente
  • Tener sexo
  • Disfrutar de los placeres por más simples que sean
  • Controlar el carácter
  • Tomar jugo de manzana
  • Ingerir una comida rápida y liviana diariamente
  • Reducir la ingesta de azúcar
  • Comer almendras
  • Ingerir una comida ligera por la noche
  • Consumir alimentos que contengan trigo
  • Ingerir una comida ligera por la noche

Bailar, aparte de brindar placer, es muy saludable.

Danzar

El baile por sí, y en ocasiones mezclado con aeróbic y disciplinas similares es muy válido como actividad aeróbica, de tonificación (sobre todo piernas) y de mejoramiento de la coordinación.
Distintas danzas involucran todos los grupos musculares importantes y al ser actividades de baja intensidad se pueden mantener en el tiempo, con lo que el trabajo aeróbico y el factor quemagrasas está asegurado, además de la diversión que supone aprender a bailar, que desvía la atención de la intensidad del ejercicio y hace que se soportes más y sin notar a la fatiga.
La tonificación muscular es un factor nada despreciable en el baile, sobre todo del miembro inferior. Los diferentes movimientos de translación según la modalidad de baile harán trabajar los músculos para el correcto mantenimiento de la postura corporal.
Otro factor importante en el baile es la adopción de posturas no frecuentes, con lo que se trabaja la flexibilidad muscular y el fortalecimiento de articulaciones, dejando atrás vicios posturales y fortaleciendo más la espalda al realizar ciertos pasos.
¿Y quién se acuerda de los problemas cuando estás bailando y pasándolo bien?, el baile reduce el estrés al desviar la atención y al tener que estar pendiente solamente de los pasos a dar y de la música. Las tensiones acumuladas se irán eliminando en los movimientos del baile.
El baile es una buena opción, sobre todo para aquellas personas a las que no concurren al gym, además, tiene la ventaja de no ser rutinario

El sedentarismo es el peor enemigo

Luego de los 40 años se produce un deterioro biológico donde la capacidad aerobica disminuye progresivamente a razón de un 10 por ciento cada 10 años. La actividad física es una herramienta fundamental para prevenir enfermedades crónicas no transmisibles.

La bebida de los emperadores

TE ROJO

El te rojo o Pu Ert, era consumido en la antigüedad únicamente por los emperadores chinos, debido a lo complicada que es la recolección y preparación de sus hojas. Hoy, con la tecnología, es una bebida más accesible pero sigue teniendo un estatus comparable al que tenía en la antigüedad debido a sus beneficios.
El te rojo se obtiene de las hojas de la camelia Sinensis. Su elaboración requiere tiempo, pues a las hojas recolectadas se les deja secar al aire libre, y luego se les pasa a un secado más costoso y prolongado que se lleva a cabo en una habitación cerrada en la que se extienden los brotes de la planta para que les dé el aire y la deshidratación sea más rápida. Cuando este proceso concluye se obtiene lo que se conoce como te rojo.
Su color es de un marrón rojizo y su sabor es suave, por lo que es fácil de saborearlo y disfrutarlo. Es esencial en las dietas de adelgazamiento debido a su propiedad depurativa del organismo que desempeña una función de diurético natural.
Es depurativo del hígado, pues pone en marcha su metabolismo siendo a la vez un fuerte protector.
Es un refuerzo del sistema inmunitario al contener grandes dosis de antioxidantes y vitaminas que protegen las células y preserva de las infecciones, además de poseer efectos bacteriostáticos. Pero sus propiedades no sólo quedan ahí, pues es un fuerte protector frente a enfermedades como el cáncer o alteraciones del metabolismo, ya que ayuda a regularlo.
Siguiendo con su función reguladora, el consumo de te ayuda a hacer la digestión de las comidas ricas en grasas, pues estimula la secreción de las glándulas digestivas acelerando de esta manera el proceso. Es por esto que es un potente enemigo del sobrepeso derivado de una mala alimentación.
En el terreno emocional también es un buen aliado para combatir el mal humor y algunas ligeras depresiones.
Para lograr su efectividad, su ingesta tiene que ser habitual y continuada, pues sus efectos se ven a lo largo del tiempo. Por otra parte, es un perfecto acompañamiento en comidas si lo mezcla con limón o menta.

Los beneficios de masticar chicles

Mascar chicle es un hábito que muchas personas lo hacen sin considerarlo útil ni saludable, pero su práctica no sólo es agradable y brinda frescura a la boca, sino que, detrás de esa pequeña porción de goma de mascar se esconden una serie de beneficios, hasta el momento, poco conocidos.
Se sabe que la goma de mascar contiene xilitol y sorbitol, los cuales son azúcares y alcoholes que no se absorben por completo en el organismo ni pueden ser fermentados por las bacterias de la boca, por lo tanto, son un gran recurso para barrer los desechos de la misma cuando se libera saliva sin propiciar el desarrollo de caries.
Por otro lado, una serie de estudios realizados han comprobado beneficios más interesantes de la práctica de mascar chicle.
Cuando se analizó la relación entre este hábito con el apetito y la ingesta de calorías, se comprobó que las personas que masticaron chicle después del almuerzo, disminuyeron su ingesta de calorías en un 8.2%, lo cual podría intervenir en el control del peso corporal.
Este efecto es consecuencia de la menor sensación de apetito que genera el mascar chicle, ya que se envían señales al cerebro que activan el proceso de saciedad.
Por otro lado, el hábito de mascar chicle produce un leve gasto calórico que oscila en las 11 calorías por hora, y además, el chicle sin azúcar permite calmar la ansiedad mediante la ingesta de un producto “dulce” sin azúcar ni calorías.
Otro de los novedosos hallazgos, fue su intervención en ciertos aspectos de la memoria, ya que se ha demostrado que las personas que mascan chicle tienen un mejor proceso de aprendizaje y una mayor agilidad para pensar, lo cual se debería a un aumento de flujo sanguíneo hacia ciertas zonas claves del cerebro.
Pero no se debe olvidar su lado oscuro, ya que un tiempo atrás se descubrió que el efecto laxante del sorbitol y xilitol puede ser verdaderamente grave si se consume chicle en exceso.
Por ello, el chicle puede ser un alimento ideal para complementar un plan de pérdida de peso, siempre y cuando no se pase de 20 gomas de mascar por día.
Además, no hay que olvidar que lo más importante para cuidar la salud en su totalidad, es llevar una vida sana, activa y equilibrada.

¿Son beneficiosos?

TE ROJO

Están siendo muy publicitados, los denominados alimentos funcionales. Se trata de productos que, debido a sus nutrientes o composición química, desarrollan un efecto beneficioso para la salud.
Teniendo en cuenta este concepto y dada la creciente preocupación de la gente por la salud de su organismo, la industria alimenticia está ampliando la oferta de productos funcionales mediante alimentos transformados, que contienen componentes biológicamente activos, por lo cua,l pueden colaborar en la prevención de ciertas enfermedades.
Debido a que existen varios en el mercado, es valioso aprender a identificar aquellos que realmente son beneficiosos y cuáles no.
Lo primero que hay que saber, es que un alimento funcional puede ser natural, o modificado, al que se le ha quitado o añadido un componente.
Por ejemplo, yogures con esteroles vegetales que contribuyen a reducir el colesterol en sangre, son alimentos modificados que mejoran la salud cardiovascular y previenen enfermedades.
De manera similar actúan los tomates, ricos en licopenos antioxidantes que son un alimento natural con ingredientes funcionales que pueden beneficiar la salud.
Hay que prestar atención a los ingredientes que la industria incorpora a los alimentos, pues quizá, ese mismo componente activo que beneficia a la salud, se lo puede encontrar de manera natural en otro alimento, a menor costo y en mayor cantidad.
Por otro lado, el alimento enriquecido también debe evaluarse, por ejemplo, existen margarinas enriquecidas con fibra con la finalidad de reducir el colesterol en sangre. Sin embargo, si la elaboración de la margarina no se ha modificado, está tendrá aceite vegetal hidrogenado o grasas trans que perjudican la salud.
Además, se tiene que recordar que los alimentos funcionales benefician a la salud, pero no remedian los malos hábitos, no curan enfermedades, ni son productos mágicos. Vale decir, sólo serán beneficiosos con el organismo, si también se cuidan los hábitos de vida que se lleva.
En realidad, los alimentos funcionales, naturales o no, son útiles en la medida que el estilo de vida acompañe los beneficios que éstos ofrecen para la salud. Llevando un estilo de vida saludable e ingiriendo éstos y los demás alimentos de manera equilibrada, se logra beneficiar a la salud, prevenir enfermedades y mejorar la calidad de vida.
No obstante, los alimentos enriquecidos o modificados para ser funcionales, no son indispensables en la dieta, ya que, se pueden encontrar muchos de los ingredientes activos que benefician la salud en productos totalmente naturales.

El regalo deseado...

Hay un interesante Sitio que permite hacer una lista de posibles regalos que podrían darse en cualquier tipo de festividad relacionado con cumpleaños, fiesta, aniversario, etc. Este servicio permite también que quien pretende regalar algo, sepa de los gustos y lograr que el regalo sea adecuado o de agrado del destinatario, ahorrándole tiempo a la otra persona de pensar qué tipo de regalo elegir y al obsequiado, porque seguramente utilizará dicho regalo.
Una vez que les informado que en ese sitio se encuentran las posibles preferencia a un regalo, tan se necesita saber el e-mail, y de esa manera se podrá acceder a dichas listas sin la necesidad de un registro.

Beber agua y sus mitos...

El agua es uno de los principales componentes del organismo, y su ingesta es necesaria para los tejidos, ya que una buena hidratación en fundamental para la salud. Pero existen muchos mitos entorno al líquido elemento que hay que analizar con detenimiento. Uno de los principales mitos es que el agua engorda. Esto es un poco complicado, ya que en su composición no contiene ni grasas ni calorías, por lo que el aporte que otorga de estos nutrientes es nulo.
Si se bebe agua no se está aumentando los niveles de grasa en el cuerpo. Lo que sí que es cierto que el organismo no funciona correctamente se puede retener parte de los líquidos que se toma y aumentar el volumen y el peso. Este exceso de agua se puede eliminar fácilmente con sustancias o alimentos diuréticos y depurativos.
Otro mito es que la ingesta de agua mejora el tono muscular. Esto no es del todo mentira. El agua es un elemento fundamental de las células que conforman los tejidos. Mantener un buen nivel de hidratación ayuda a que los músculos se mantengan más jóvenes y en perfectas condiciones para entrenar.
En ningún caso el agua va a conseguir que se tonifiquen, pues esto se consigue con ejercicio.
También mucha gente piensa que dejar de tomar agua en las comidas ayuda a que los alimentos nos engorden menos. Esto es totalmente falso, ya que la comida tiene en sí misma agua dentro de sus componentes, al igual que el cuerpo segrega sustancias líquidas para digerir los alimentos y que los nutrientes pasen al organismo a través de la sangre.
Lo que sí es cierto que si se colma de agua durante la comida se pude tener una digestión más pesada, y más si se usa el agua como ayuda para tragar el alimento en vez de masticarlo bien y ensalivarlo correctamente para que se digiera antes y mejor.
Hay gente que piensa que el agua elimina grasas y por lo tanto ayuda a adelgazar. Sí que es cierto que el agua ayuda a depurar el organismo y precipita la eliminación de toxinas, pero en ningún caso reduce los niveles de grasa ni de los alimentos que se ingiere.
De nada sirve tomar grandes cantidades de agua con la esperanza de disminuir los niveles de grasas.
Ante todo es necesario saber que el agua es un aliado y la mejor forma de hidratar el cuerpo.
Para nada se debe eliminar de la dieta debido a falsas afirmaciones fruto de la tradición y las supersticiones populares y que no tienen ninguna base ni fundamento científico.

las grutas están ubicadas al sur de esa ciudad maravillosa

El agua gasificada

La característica principal del agua con gas es que contiene ácido carbónico, lo que lleva a formar esas burbujas de gas características y darle un ligero sabor amargo al agua. Este ácido carbónico estimula la secreción de los jugos gástricos, facilitando por tanto la digestión y siendo este su principal beneficio. La estimulación de los jugos gástricos del agua con gas es beneficiosa para aquellas personas que sufran digestiones pesadas o dispepsia, no obstante será un problema para quien tenga problemas de aerofagia o meteorismo. Por eso el agua con gas tiene sus pros y sus contras dependiendo de la persona que la tome. El agua con gas, al igual que el agua natural no contiene calorías, por lo que es igualmente adecuada en regímenes hipocalóricos. No hay que confundir el agua con gas con la tónica o gaseosa, esas sí que tienen aporte calórico y quizás sean las causantes del mito que atribuye calorías al agua con gas, pero nada de eso, si hay algo que caracterice al agua (del tipo que sea), es que no contiene calorías.

Liberarse de uno mismo.

Se vive en una sociedad en la que el egoísmo es una de las características principales y esto induce a que el individuo se aparte casi por completo de su entorno. En estas condiciones la infelicidad y las depresiones ganan terreno cada día.
Para evitarlo, es necesario apelar a la concentración y evitar lo inútil y determinar lo que se anhela.
Será necesario respetarse y respetar a los demás. Además, vivir en libertad requiere empatía, diálogo y silencio para escuchar.
Se dice mucho sobre la felicidad, lo cierto es que, para lograrla será necesario ser coherentes en lo que se piensa y lo que se hace.